0
Compartido
Pinterest WhatsApp

El número de startups tecnológicas que operan en el ámbito inmobiliario ha aumentado un 300 % en la última década, capitalizando así la oportunidad de abordar los mayores desafíos del sector a través de la tecnología. Los datos publicados por JLL sugieren que continúan existiendo amplias oportunidades dentro del sector de las startups inmobiliarias, que registró una actividad de financiación superior a los 9.700 millones de dólares en el primer semestre de 2021, lo que constituye su primer semestre más activo desde que existen registros. Asimismo, el mercado ofrece señales de maduración, ya que la financiación comienza a dirigirse hacia actores establecidos y la creciente consolidación impulsa la aparición de líderes sectoriales.

«Si bien la adopción de la tecnología inmobiliaria ya estaba aumentando antes de la pandemia de COVID-19, en la actualidad se ha convertido en un factor esencial para los principales actores inmobiliarios, edificios y espacios», explica Ben Breslau, Chief Research Officer de JLL. «La tecnología está en el núcleo de las tendencias más importantes que están moldeando el negocio y el sector inmobiliario. Entre ellas se incluyen el trabajo híbrido, la salud y seguridad y las iniciativas sostenibles. Todas ellas están generando una gran demanda. Por este motivo, esperamos que la financiación dentro de este sector bata récords este año».

«Nuestro sector se encuentra en la antesala de experimentar un cambio de amplio calado gracias a la adopción generalizada de la tecnología», afirma Raj Singh, Managing Partner de JLL Spark, fondo global de capital riesgo de JLL Technologies. «Las tendencias que estamos viendo sugieren que podríamos estar en el mejor momento para invertir en tecnología inmobiliaria. La oportunidad de moldear el futuro del sector mediante el fomento de la innovación ofrece un gran potencial en materia de cambio estratégico, así como de rentabilidad de la inversión».

El cambiante panorama de las tecnologías aplicadas al sector inmobiliario (proptech)

En el marco de la Cuarta Revolución Industrial, y con la pandemia de COVID-19 como factor que ha acelerado el proceso, han aparecido numerosas tecnologías novedosas dirigidas a sacar partido de los avances en los ámbitos de la potencia del procesamiento, el análisis y la conectividad. El número de startups que operan en el sector inmobiliario ha crecido rápidamente en la última década —de menos de 2.000 a casi 8.000—, impulsado por el deseo de las empresas de aplicar estas nuevas tecnologías.

Dicho esto, se ha producido una migración en materia de financiación y fusiones y adquisiciones (M&A) hacia líderes industriales más consolidados.

Capital riesgo y tendencias de M&A

Las casi 8.000 empresas identificadas por JLL que ofrecen soluciones de tecnología en el sector inmobiliario han captado, en conjunto, más de 97.000 millones de dólares en financiación de capital en la última década. Las startups tecnológicas del sector inmobiliario están ya presentes en la mayoría de países del mundo.

  • En consonancia con el ecosistema tecnológico en su conjunto, Estados Unidos continúa siendo el país donde más compañías se constituyen y recaban financiación; así, un 50 % de las empresas se han financiado allí en la última década. Entre las ciudades y regiones estadounidenses que albergan un mayor número de startups de proptech figuran Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Silicon Valley y Chicago.
  • Aunque China cuenta con un número notablemente inferior de empresas, se trata del segundo mayor mercado por financiación, con más de 16.000 millones de dólares captados desde 2010. Dejando China a un lado, la India, Singapur y Australia fueron los principales mercados en términos de captación de fondos dentro de la región de Asia-Pacífico. Entre las ciudades más destacadas, se incluyen Bangalore, Delhi, Singapur, Pekín y Sídney.
  • En Europa, Reino Unido y Alemania acaparan la mayoría de la actividad financiadora en la región, seguidos de Francia, España y Suecia. Londres, París, Barcelona, Berlín y Helsinki, entre otras, encabezan la clasificación en cuanto a ciudades.

Pese a que la pandemia aceleró la adopción de nuevas tecnologías, al mismo tiempo lastró la financiación de las empresas de reciente creación en la esfera inmobiliaria. El sector también ofrece señales de una creciente maduración.

  • Según Crunchbase, las operaciones de capital riesgo en el ámbito de las compañías de reciente creación cayeron un 11 % interanual en 2020. Según el análisis de JLL, la financiación mediante capital riesgo de las empresas tecnológicas del sector inmobiliario se vio considerablemente afectada, ralentizándose un 19 % hasta los 13.400 millones de dólares en 2020, frente a los 16.600 millones del año anterior.
  • Con todo, la inversión se ha acelerado en 2021. Así, la actividad de financiación aumentó de 8.800 a 9.700 millones de dólares entre el primer semestre de 2020 y el mismo periodo de 2021, que fue el primer semestre más activo que se haya registrado.
  • Conforme el sector madura, la financiación también se va trasladando hacia empresas más consolidadas, de modo que la mayoría del capital se canalizó hacia rondas de financiación de empresas en fases de desarrollo más avanzadas y hacia productos con una elevada adopción pos-COVID-19.
  • Esta maduración, unida al entorno más difícil para la captación de fondos, está contribuyendo a una mayor consolidación en el sector. En 2020, la actividad de M&A registró un máximo histórico de 21.900 millones de dólares y, en lo que va de 2021, supera ya los 18.000 millones de dólares.

Desafíos y oportunidades

La COVID-19 se ha revelado como una oportunidad para poner a prueba y acelerar la adopción de tecnología en el sector inmobiliario, que ofrece potencial para dotar a los edificios de un carácter más sostenible, saludable y humano. Según una reciente encuesta de JLL llevada a cabo entre casi 650 destacados inversores e inquilinos a escala mundial, las principales prioridades son crear espacios ecológicos y centrados en las personas.

Los inquilinos están adoptando un enfoque transformador a la reducción de emisiones de carbono mediante la integración de la sostenibilidad en sus modelos de negocio: un 89 % declara que la sostenibilidad reviste una importancia cada vez mayor para su estrategia corporativa. Los inversores inmobiliarios consideran que centrarse en la descarbonización puede generar valor y brindar una ventaja competitiva.

No obstante, existen factores que ralentizan el proceso, como la fragmentación del panorama tecnológico, la falta de estándares sectoriales y la necesidad de privacidad y seguridad, entre otras. Para dar respuesta a estos desafíos, será preciso desplegar una mayor cooperación y colaboración entre las empresas tecnológicas, las firmas inmobiliarias y los sectores a los que dan servicio, además de las autoridades urbanísticas y nacionales.

«Los recientes eventos acaecidos a escala mundial han puesto de manifiesto la importancia de abordar las repercusiones que nuestro sector genera, y los líderes se están tomando muy en serio esta cuestión», explica Singh. «Las startups de proptech, junto con las empresas tecnológicas e inmobiliarias más consolidadas, encabezan los esfuerzos para resolver los desafíos del sector, lo que redundará en beneficio del mundo entero. La inversión continuada en estas compañías constituye una inversión en el futuro del sector inmobiliario».

Artículo anterior

eseOese llega a Sevilla

Artículo siguiente

GranCasa presenta ‘Tu coche está aquí’, un nuevo servicio que permite saber dónde están estacionados los vehículos dentro del centro