El turismo, la construcción o la hostelería no se recuperarán totalmente hasta 2022, según Randstad

El turismo, la construcción o la hostelería no se recuperarán totalmente hasta 2022, según Randstad

Randstad ha llevado a cabo a través de Randstad Research, su centro de estudios y análisis, una estimación de la recuperación de las actividades económicas tras el periodo de confinamiento e hibernación económica provocada por la crisis del Covid-19. Este estudio contempla dos escenarios, uno más optimista que el otro, dependiendo de la reducción de contagios y la mejora del consumo.

“La situación que dibuja este estudio es la de una recuperación que, aunque va a comenzar ya en este verano, va a dilatarse en el tiempo, hasta producirse totalmente en el 2022”, pronostica Valentín Bote, director de Randstad Research.

Bote afirma que la idea de recuperación en forma V que se planteó en los primeros momentos “ha de ser desechada”. “Las características de nuestra economía provocan que nuestros sectores más potentes se vean especialmente afectados en la fase de desescalada y que la recuperación, aunque progresiva, se alargue en el tiempo”. Las medidas de distanciamiento social y protección, junto a la desconfianza por el contagio que muchos sentiremos, “golpean especialmente al turismo y a la hostelería”, explica Bote.

Turismo, el más afectado

El sector del turismo, como augura Bote, será el más afectado por esta situación. “Muchas de sus actividades no van a recuperar los niveles anteriores a la crisis hasta, por lo menos, el primer trimestre de 2022”, sentencia.

Es el caso, por ejemplo, de actividades como los servicios de alojamiento, transporte aéreo y todos aquellos relacionados con los viajes, como los operadores, las agencias o los servicios de reservas. Aunque su actividad comenzará a recuperarse, en el mejor de los caso, en julio, su vuelta a un escenario anterior al coronavirus “se demoraría hasta el periodo comprendido entre el primer y último trimestre de 2022”. Una situación especialmente cruda para el ámbito del empleo, ya que, hasta el pasado 15 de abril, estas tres actividades reunían a más de 166.000 afectados por ERTE. “Es una incógnita cuándo podrán volverse a incorporar con plena actividad a sus puestos de trabajo”, según el informe.

Respecto a la hostelería, la recuperación también se demorará sustancialmente, según el informe. Este sector está siendo especialmente perjudicado en materia de empleo, ya que cuenta, solo en las actividades relacionadas con los servicios de comidas y bebidas con cerca de 715.500 trabajadores afectados por ERTE.

Randstad Research prevé que, como pronto en junio y como tarde en septiembre, este sector comience a remontar hasta alcanzar la recuperación total entre finales de 2021 y principios de 2022.

Construcción y comercio al por menor, más de medio millón de personas en ERTE

Otro de los motores de la economía, la construcción, también sufrirá un lento proceso de recuperación. Actividades como la construcción de edificios, la ingeniería civil o la construcción especializada suman cerca de 225.000 trabajadores afectados por ERTE. La recuperación en el sector de la construcción comenzará este verano pero no será total hasta el primer semestre de 2022.

Uno de los sectores más azotados en esta situación ha sido el del comercio al por menor, especialmente en aquellos negocios considerados no esenciales y que se han visto obligados a cerrar. Cerca de 320.000 profesionales de este sector se han tenido que acoger a un ERTE. Según el informe, aunque su recuperación empiece a producirse en este mes de junio, no podrá decirse que la crisis se ha superado hasta el segundo o tercer trimestre de 2022.

Los sectores con la recuperación más ágil

En la otra cara de la moneda se sitúan aquellos sectores que, por su actividad de estos días o por sus características, se estima tengan una recuperación más rápida. Obviando al sector sanitario, cuya crucial labor no se ha detenido, Randstad Research estima que sectores como agricultura, logística, transporte, limpieza, energía, actividades jurídicas o de contabilidad, o industrias químicas o farmacéuticas, alcanzarán la recuperación total, como muy tarde, a finales de este año.

Un sector especialmente golpeado por los ERTE ha sido el de la educación, que han afectado a más de 238.000 profesionales. Pero el estudio de Randstad prevé que la vuelta a la normalidad será ágil, comenzando la actividad normal ya en septiembre y registrando una recuperación total a finales de año.

Gran parte del resto de sectores, entre los que se encontrarían, por ejemplo, el resto de industrias manufactureras, las actividades financieras o administrativas, las relacionadas con las telecomunicaciones, comenzarán la recuperación en junio y hasta mediados del próximo año no recobrarán la actividad normal.

Previous post
El confinamiento potencia el comercio de proximidad y pone en jaque la fidelidad del consumidor
Next post
Caprabo con el Banco de los Alimentos
Back
SHARE

El turismo, la construcción o la hostelería no se recuperarán totalmente hasta 2022, según Randstad