Portada»Headlines»Opinión»Retail para soñar

Retail para soñar

1
Compartido
Pinterest Google+

El intercambio, el comercio y la capacidad inagotable de homo sapiens para la imaginación y su voluntad inquebrantable para hacer posible lo que tantas veces se presentaba como inalcanzable, ha marcado el progreso y el avance de la civilización.

Partiendo de los grandes objetivos de libertad, justicia y paz  (anhelos de todos los tiempos y de todos los hombres), y también de los medios esenciales para alcanzarlos de educación y salud, debemos aspirar al bienestar material y cultural de forma que ninguna sociedad deba consumir a largo plazo más de lo que produce.

Si además admitimos que la innovación consiste en aumentar el valor añadido de productos o procesos por la aplicación de conocimientos, de forma que niveles crecientes de bienestar sólo son posibles con niveles también crecientes de producción por individuo, es decir de productividad.

Aplicaciones prácticas para problemas reales

Es importante dejar constancia de que el mero conocimiento científico no fue capaz, a lo largo de la historia, de aumentar el nivel de bienestar de la humanidad; y que muchos siglos de avances científicos en materias básicas fundamentales, como las matemáticas, la física o la química, no se tradujeron en avances de bienestar hasta que el hombre fue capaz de transformar los conocimientos científicos en aplicaciones prácticas a los problemas reales planteados.

La nuestra será siempre, por fortuna, una historia inconclusa. Por eso tenemos que seguir soñando, la más eficaz manera que hayamos encontrado de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar al tumor del tiempo y de hacer realidad lo imposible.

Tiempo de innovación y cambio

Además, el mayor problema político, legal y filosófico de nuestra época es cómo regular la propiedad de los datos. Con el comienzo de 2020 llega una ocasión espléndida para renovar el deseo de innovación y de cambio para alcanzar las metas más ambiciosas en un nuevo escenario, en el que ya no caben los modelos oxidados por la carcoma acomodaticia que, a veces, aún padecemos.

El futuro es tan incierto que nos obliga a buscar certezas y anticipar los retos sin tiempo de adivinar los perfiles del horizonte. Por ello, no debemos olvidar que tenemos el retail, la mejor manera para soñar que ha encontrado la humanidad.

 

 

 

Artículo anterior

Manualidades, deporte y talleres de cocina durante el mes de enero en la ludoteca de Vallsur

Artículo siguiente

Los clientes de moda ‘online’ son y serán infieles

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *