Portada»Actualidad»Amazon quiere lobby en España

Amazon quiere lobby en España

0
Compartido
Pinterest Google+

Ante la presión del Gobierno, la compañía estadounidense de servicios a domicilio y contenidos Amazon se organiza para tener influencia en España.

Amazon ha fichado a Antonio Vargas, que viene de Google, con la intención de ganar influencia en la península ibérica en un momento de alta tensión política en el que se anuncian medidas para regular el mercado de las tecnológicas. Los planes de ejecutivo apuntan a que las compañías que arrasan en internet tributen de forma acorde a sus resultados.

El nuevo fichaje de Amazon llega procedente de Google, compañía a la que se había incorporado procedente de Presidencia de Gobierno, donde trabajó en el equipo de Mariano Rajoy como vocal asesor del Departamento de Análisis y Estudios y había trabajado también GAD3, dedicada a la encuestas.

Hay una importante pugna entre Amazon y Google, que lleva desde 2011 impulsando su Cloud Platform. Mientras, AWS se ha hecho muy fuerte como proveedor del propio sector tecnológico, así como en el mundo financiero y hotelero, aunque donde quiere entrar con fuerza es en los contratos millonarios en el sector gubernamental.

El momento es especialmente intenso, ya que el Gobierno parece haber encontrado en Google un ariete con el que hacer política fiscal, de momento, de cara a la galería. Después de la ya denominada tasa Google que está en tramitación parlamentaria, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales anunció en septiembre que en el nuevo anteproyecto de Ley de Telecomunicaciones se plantea cobrar la misma tasa que ya pagan los operadores como Movistar o Vodafone a las compañías tecnológicas que ofrezcan estos servicios sin numeración telefónica. Todo ello quiere decir que estamos en un momento crucial, ya que estas compañías desean entrar en compañías como Facebook, Microsoft o Google y servicios como WhatsApp o Telegram, sin descartar otras empresas de servicios de correo electrónico.

La situación ha tenido consecuencias en las relaciones entre Estados Unidos y España, ya que la administración de Donald Trump ha aprobado nuevos aranceles contra España y el resto de países europeos que apoyan la tasa Google y ha amenazado con subir la fiscalidad a una serie de productos que hundirían las exportaciones nacionales.

 

Artículo anterior

IKEA lanza el Green Friday para fomentar la economía circular

Artículo siguiente

Cushman & Wakefield pone el acento en su talento interno en su nueva campaña global Meet What’s Next

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *